ETFs de bonos explicados de forma sencilla

¿Qué es un ETF de bonos? ¿Cómo puedes invertir en él? ¿Qué debes tener en cuenta?


Los ETF de bonos se han vuelto cada vez más populares en los últimos años, ya que ofrecen la oportunidad de invertir en una cartera de bonos ampliamente diversificada sin tener que comprar bonos individuales.

Con la subida de los tipos de interés de los últimos meses, los bonos han vuelto a convertirse en una clase de activos interesante.

En esta guía, te explicamos cómo funcionan los ETFs de bonos, cuales son sus ventajas y desventajas y cómo puedes invertir en ellos.

Lo esencial
Todo lo que necesitas saber sobre los ETFs de bonos

  • Bonos: Los ETF de bonos te permiten invertir en una cesta de bonos diferentes, como bonos del Estado o de empresas. La elección de los bonos depende del indice que siga el ETF de bonos.

  • Rentabilidad: Con los ETFs de bonos se pueden obtener ingresos regulares por intereses. En función de la evolución del nivel de los tipos de interés, también es posible obtener ganancias. El nivel de rentabilidad también depende de la solvencia del deudor.

  • Riesgo: Los ETFs de bonos se consideran más seguros que los de acciones. Sin embargo, los bonos conllevan ciertos riesgos, como el riesgo de crédito, el riesgo de tipos de interés, el riesgo de divisas y el riesgo de liquidez. 

  • Estrategia de inversión: Los ETFs de bonos son especialmente adecuados para dotar a la cartera de cierta estabilidad y seguridad. Los ETFs de deuda pública a corto plazo de países con buena calificación crediticia pueden ser una buena alternativa a los depósitos a la vista o a plazo fijo.

¿Qué son los ETF de bonos?

¿Qué son los ETF de bonos?

Con un ETF de bonos, inviertes en una cesta de diferentes bonos con distintos vencimientos, calificaciones crediticias y tipos de interés. Los ETF de bonos siempre se especializan en determinados tipos de bonos, por ejemplo, bonos del Estado o bonos de empresas. Al igual que otros ETF, siempre siguen la rentabilidad de un índice, en este caso un índice de bonos. Los ETFs de renta fija, como los de renta variable, pueden negociarse en bolsa en cualquier momento.

Los inversores pueden utilizar un ETF de bonos para invertir en una cartera de bonos ampliamente diversificada sin tener que seleccionar o comprar ellos mismos los bonos individuales. Así pues, los ETF de bonos ofrecen una forma sencilla y rentable de invertir en bonos sin tener que asumir el riesgo de las inversiones individuales.

¿Cómo funcionan los ETF de bonos?

¿Cómo funcionan los ETF de bonos?

Los ETFs de bonos funcionan de forma similar a otros ETFs, en el sentido de que siguen el rendimiento de un índice subyacente. El índice de bonos subyacente se refiere a distintos tipos de bonos, por ejemplo, bonos del Estado, bonos corporativos o bonos ligados a la inflación. Los bonos incluidos en el ETF también pueden estar denominados en distintas divisas, por ejemplo, euro o dólar estadounidense.

Dentro de un índice de bonos, se definen con precisión las condiciones que deben cumplir los bonos para ser incluidos en el índice. Como los bonos tienen un vencimiento fijo, vencen en fechas determinadas. Los fondos liberados se reinvierten entonces en bonos que cumplan las condiciones del índice. Este proceso garantiza que el ETF de bonos siga siempre una cartera de bonos que cumpla las normas del índice.

Aquí tienes una explicación simplificada de cómo funcionan los ETF de bonos:

ETF-de-bonos.png
¿Cómo funcionan los ETF de bonos?
¿Qué tipos de ETF de bonos existen?

¿Qué tipos de ETF de bonos existen?

A continuación te presentamos los tipos de ETF de bonos más importantes:

¿Cuál es el riesgo de los ETF de bonos?

¿Cuál es el riesgo de los ETF de bonos?

Los ETFs de bonos suelen ser mucho menos arriesgados que los ETFs de acciones, porque invierten en bonos que, en circunstancias normales, se amortizan a la par al vencimiento. Sin embargo, existen algunos riesgos que los inversores deben conocer y tener en cuenta con los ETF de bonos.

  • Riesgo crediticio: Los ETF de bonos, especialmente los que invierten en bonos corporativos, conllevan cierto riesgo crediticio. Si los emisores de los bonos tienen dificultades financieras o se rebaja su calificación crediticia, los precios de estos bonos pueden caer, lo que se traduce en pérdidas para los ETF de bonos.
  • Riesgo de tipos de interés: Los ETF de bonos son sensibles a las variaciones de los tipos de interés. Si los tipos de interés suben, los precios de los bonos pueden bajar, con las consiguientes pérdidas para los ETF de bonos. Por el contrario, los ETF de bonos pueden beneficiarse de la bajada de los tipos de interés.
  • Riesgo de divisas: Los ETF de bonos que invierten en bonos en divisas están sujetos al riesgo de divisas. Si la divisa del emisor de un bono se deprecia frente a la divisa del inversor, los ETF de bonos pueden sufrir pérdidas.
  • Riesgo de liquidez: los ETF de bonos que invierten en bonos menos líquidos, como los bonos de alto rendimiento o los bonos de mercados emergentes, pueden tener un mayor riesgo de liquidez. Si resulta difícil vender estos bonos, los precios pueden caer, lo que provoca pérdidas para los ETF de bonos.

El ETF Explorer gratuito para tus inversiones financieras.

El ETF Explorer gratuito para tus inversiones financieras.

Todo lo que necesitas saber para comenzar en el mundo de los ETFs. Fácil de entender, bien fundamentado, ¡y gratuito! En el ETF-Explorer descubrirás:

  • Cómo puedes alcanzar fácilmente tus objetivos financieros.
  • Cómo funcionan los ETFs y por qué son una herramienta esencial para las inversiones.
  • Cómo establecer la base para la construcción de tu patrimonio con ETF globales.
  • Cómo y dónde comprar tu primer ETF.
  • Qué estrategias prometen el mayor éxito a largo plazo.
¿Cuál es la rentabilidad de los ETF de bonos?

¿Cuál es la rentabilidad de los ETF de bonos?

El rendimiento de los ETFs de bonos siempre se compone de los intereses pagados y de las ganancias o pérdidas de precio de los bonos incluidos en los ETFs de bonos. Además, la rentabilidad depende de otros factores, como el tipo de bonos en los que invierte el ETF, la calidad crediticia de los emisores de los bonos, los tipos de interés y la situación general del mercado.

La siguiente tabla muestra la rentabilidad anual de varios ETF de bonos. A primera vista, está claro que en 2022 los ETF de bonos generaron grandes pérdidas. Esto se debe a la fuerte subida de los tipos de interés por el aumento de la inflación. Este año se considera un buen indicio de que también pueden producirse pérdidas con los ETF de bonos.

Nombre del ETF20222021202020192018
ETF iShares Core € Corp Bond UCITS-13,85 %-1,15 %2,52 %6,14 %-1,41 %
ETF iShares € High Yield Corp Bond UCITS-9,72 %2,96 %1,00 %9,37 %-3,53 %
iShares Global Govt Bond UCITS ETF-12,65 %1,09 %-0,23 %8,23 %4,02 %
Xtrackers Eurozone Govt Bond UCITS ETF-18,55 %-3,59 %4,86 %6,56 %0,57 %
Fuente: extraETF Research, a 03/2023

 

Los ETFs de bonos proporcionan estabilidad en la cartera de ETFs

Andrea-Ferrante.pngAndrea Ferrante Country Manager de Italia y España en extraETF
Los ETF de bonos pueden utilizarse para añadir una clase de activos rentable a la estrategia de inversión. Sin embargo, la solvencia de los deudores y el vencimiento de los bonos contenidos en el ETF son importantes en la selección. Éstos son responsables en gran medida de las fluctuaciones de los precios. Con la selección correcta, se pueden sentar unas bases estables para la cartera de ETF.
Andrea Ferrante Country Manager de Italia y España en extraETF
¿Cuál es la diferencia entre los ETF de bonos y los fondos activos de bonos?

Comparación: ¿Cuál es la diferencia entre los ETF de bonos y los fondos activos de bonos?

La principal diferencia entre los ETF de bonos y los fondos de bonos es el tipo de gestión del fondo. Mientras que los fondos de bonos son gestionados activamente por un gestor de fondos, los ETFs de bonos siguen pasiva y automáticamente un índice. Dado que no se requiere ninguna gestión del fondo debido al seguimiento pasivo del índice, los costos de los ETFs de bonos son significativamente más bajos que los de los fondos de bonos.

  • Los ETF de bonos son fondos de inversión pasivos que poseen una amplia gama de bonos para lograr un rendimiento específico que se ajuste a un índice subyacente. El ETF no intenta superar al mercado, sino que simplemente sigue el índice de bonos manteniendo todos los bonos del índice. La ventaja de los ETF de bonos es que suelen ofrecer una amplia diversificación, tienen costes más bajos que los fondos activos y una gran liquidez porque se negocian en bolsa.
  • Los fondos activos de bonos, por otra parte, son fondos de inversión en los que un gestor de fondos selecciona activamente los bonos y decide qué bonos comprar y vender. El objetivo es conseguir un rendimiento superior al del mercado. Los gestores de fondos activos intentan conseguir una mayor rentabilidad analizando el mercado y tomando decisiones informadas sobre la selección de bonos. La desventaja de los fondos activos es que suelen tener comisiones más elevadas y pueden estar menos diversificados que los ETFs de bonos.

Ventajas de los ETF de bonos

  • Rentabilidad: Los costes de los ETF de bonos son bajos. Esto suele dar lugar a un rendimiento superior al de los fondos de bonos gestionados activamente.
  • Diversificación: Los ETF de bonos suelen repartir el capital entre muchos emisores. Esto puede minimizar significativamente el riesgo de impago de un único deudor.
  • Amplia gama: La gama de ETF de bonos es amplia. Esto permite seleccionar un ETF de bonos que se ajuste a la propia estrategia de inversión.
  • Bajo importe mínimo de inversión: Los ETF de bonos permiten invertir en un gran número de bonos con pequeños importes de inversión. Esto normalmente no sería posible con bonos individuales.

Desventajas de los ETF de bonos

  • Riesgos: Los ETF de bonos también pueden conllevar riesgos si, por ejemplo, invierten en bonos de deudores con baja calificación crediticia, como mercados emergentes o empresas. Éstos suelen tener mayor volatilidad que los bonos de soberanos con buena calificación crediticia.
  • Complejidad: Aunque los ETF de bonos, al igual que los de acciones, siguen índices transparentes, éstos son a veces bastante complejos y, por tanto, difíciles de entender.
  • Selección: La selección de los ETF de renta fija es bastante más compleja que la de los ETF de renta variable, ya que hay que tener en cuenta parámetros adicionales como la estructura de vencimientos, la divisa o la solvencia de los deudores.
  • Riesgo de agrupación: Los ETF de bonos suelen tener un mayor riesgo de agrupación en cuanto a deudores, divisas o vencimientos. Definitivamente, esto debe tenerse en cuenta al seleccionar un ETF.
¿Tienen sentido invertir en un ETF de bonos?

Alternativa a la cuenta de ahorros ¿Tienen sentido invertir en un ETF de bonos?

La idoneidad de los ETFs de bonos depende de varios factores, como el objetivo de inversión, el perfil de riesgo o la estrategia de inversión Los ETF de bonos son una excelente opción de inversión para los inversores que quieren añadir a su cartera un componente orientado a la seguridad.

Otro aspecto que habla a favor de los ETF de bonos es el hecho de que, en el caso de los depósitos bancarios como el dinero a la vista o los depósitos a plazo, el seguro de depósito legal sólo se aplica hasta un importe de 100.000 euros. Los importes superiores a esta cantidad están sujetos a un riesgo de impago si el banco tiene dificultades de pago. Si tienes cantidades mayores en tu cuenta, deberías plantearte invertirlas en bonos del Estado a corto plazo. 

Consejo: Los bancos suelen ofrecer tipos de interés especiales sobre los saldos en cuenta, que entonces suelen ser superiores a los rendimientos de los bonos a corto plazo. En este caso, el dinero a un día es preferible a un ETF de bonos, siempre que no tengas en cuenta el riesgo de impago.

Conclusión
ETFs de bonos: un ETF indispensable en tu portafolio.

Los ETFs de bonos ofrecen una forma sencilla de invertir en una cartera ampliamente diversificada de diferentes bonos. Al añadir un ETF de bonos, el riesgo de una cartera puede reducirse significativamente, ya que los bonos suelen ser menos arriesgados que una inversión en renta variable.

En términos de alta diversificación, la renta variable y la renta fija deben combinarse siempre de forma que se minimice el riesgo global de una cartera. Mientras que la renta variable, como componente de mayor riesgo pero también de mayor rentabilidad, suele proporcionar gran parte del rendimiento, la renta fija, como componente de menor riesgo, representa una especie de ancla de seguridad en la cartera.

Dado que los ETF de bonos también entrañan, naturalmente, ciertos riesgos, hay que prestar mucha atención a las condiciones específicas de los bonos que contienen a la hora de seleccionar estos ETF. La búsqueda de ETF de extraETF y las páginas de perfil de ETF proporcionan información detallada sobre las características del ETF de bonos.

Preguntas esenciales sobre los ETF de bonos

Estos artículos interesantes también podrían ser de tu interés